Ya no…

Me utilizaste para confortar tu soledad, y así como la mala hierba, absorbe y roba el agua y los nutrientes de las plantas que intentan crecer a su alrededor, así me absorbiste mi energía y mi tiempo, para calmar tu sed y sobrevivir en la sequía.