Felicidad PROGRAMADA

No debemos responsabilizar a los demás en hacernos feliz, yo no puedo tener esa carga de tener que hacerte feliz, tú ya tienes que venir feliz y construyamos nuestra felicidad juntos, aportando cada uno su parte, no es justo que tú vengas mal de fábrica, roto, destruido, tocado… Y pretendas que yo te repare.