Ya no…

Me utilizaste para confortar tu soledad, y así como la mala hierba, absorbe y roba el agua y los nutrientes de las plantas que intentan crecer a su alrededor, así me absorbiste mi energía y mi tiempo, para calmar tu sed y sobrevivir en la sequía.

La línea que marca los límites

Queremos que nuestra pareja renuncie y oprima sus deseos en nombre de la lealtad, del amor, del compromiso… Pero déjame decirte que, eso no es amor, eso son cadenas, candados y vendas. Tú no quieres que te ame, tú quieres que se aferre a ti.

el RESPETO

Una gran parte de esta nueva generación, no muestra tener ese valor del respeto, pero si la capacidad para exigirlo. La culpa no está en ellos. Si no desarrollaron ese valor, entre otras cosas habrá fallado el ejemplo, también habrá fallado el mensaje, como que les llegó a medias. Alguien les dijo que, deben ser respetados a toda costa, hagan lo que hagan y tienen que exigir ese derecho divino, pero nadie les enseñó a respetar, ni lo que son las bases del respeto.