La línea que marca los límites

Queremos que nuestra pareja renuncie y oprima sus deseos en nombre de la lealtad, del amor, del compromiso… Pero déjame decirte que, eso no es amor, eso son cadenas, candados y vendas. Tú no quieres que te ame, tú quieres que se aferre a ti.