Responsables

Ella hacía mucho que, no mostraba esa debilidad. Creo que, la llenaba de rabia el solo pensar que no iba a conseguirlo. Ya no perdía tiempo en llorar, se levantaba e iba a por ello, más dura que una piedra. Volvía a coger velocidad, incluso más que antes, tanta que daba vértigo solo verla venir.

PROTÉGELOS

Hay que tener claro que estos “depredadores” y “depredadoras” pueden estar dentro de casa, pueden ser cualquier miembro de la familia, amigos, profesores, hombre o mujer, joven, no tan joven y viejo, con cara fea o cara guapa…