Ámame Libre

Prometo amarte libre, libre de quedarte, libre de irte, libre de amarme, libre de no hacerlo, libre de desplegar tus alas y volar en busca del amor que necesitas. Y yo desearé en silencio, que libremente elijas pasar el resto de tus días amándome a mí…

Porque no hay amor más honesto que el que te deja libre… Y así quiero que me ames tú también.

Sira

Quiero ser libre de elegir a quien entregarle mis días, mi tiempo, mis caricias, mis sonrisas, mis besos, mis lágrimas, mi paciencia, mis días buenos y mis días malos. Libre de entregar mi cuerpo a quien yo considere, libre de amarte, de extrañarte, y quererte solo a ti, siendo libre para hacerlo o no.

Libre de querer guardarte lealtad, está en mi condición y lo sabes, pero antes de ser leal a ti, lo soy a mi libertad y también debes de saberlo.

La lealtad a mi libertad, no afectará a que nunca te engañe, siempre tendrás las palabras merecidas, si el amor deja de estar en ti, y tengo que buscarlo en otros lares, yo nunca te fallaré con la mentira, prometo amor honesto, aunque duela.

Te ofrezco el amor más leal, el que no miente, el que no engaña, ni falsifica sentimientos para agradar, o amarrar. Prometo darte las palabras verdaderas y no mentiras, ni falsos consuelos, aunque duela… Aunque te desgarre… Sé que, sanarás antes de la verdad, que de la traición, la humillación y el engaño…

Te escucho decir que, aún crees en el amor eterno, en el “para siempre, o no lo intento”, pero… ¿A caso somos adivinos para saber que existe un “para siempre”? Es imposible saber el futuro, es ridículo jurar sobre él, son juramentos hipócritas, basados en falsas expectativas, yo no amo así, y no quiero que me ames así, yo amo aquí y ahora, las promesas en el aire no son bases sólidas para construir el amor. El amor necesita pilares fuertes, yo quiero un amor, sólido, estable, verdadero, puro y único.

Sólido, porque si dejas de amarme, sé que no te quedarás. Estable, porque si te quedas a mi lado es porque me amas, y no por ataduras ni egoísmos. Verdadero, porque te quedas teniendo la libertad de no hacerlo. Puro, porque es trasparente, claro y sin filtros. ÚNICO, porque amas sin condiciones y en libertad.

Nadie egoísta te amará así… Nadie egoísta te amará en libertad…

Dame la libertad para decidir. Déjame saber para sentirme segura, déjame decidir con la verdad, con la realidad, sin filtros, ni palabras pintadas, no me dejes tomar decisiones a ciegas, ni crearme ideas errónea, por desconocer la verdad.

Todos no estamos preparados para amar o ser amados de esta manera, no es fácil, pero sin duda es la manera más generosa y madura de hacerlo. No hagas creer al otro que todo está bien, cuando no lo está, que tu amor está intacto cuando ya no es así, no te vayas dejando mentiras, desconcierto y culpa. No dejes incertidumbre, ni preguntas sin respuesta <<¿Qué pasó?, ¿qué hice mal>>, o si falló en algún aspecto. Da la puñetera oportunidad de saber, de tener todos los datos, para tomar decisiones libremente. El fallo aquí no es que te vayas, sino que te hayas quedado sin desearlo, que hayas tomado otros cuerpos, y explorado otros sentimientos fuera, sin decirlo, sin dar la libertad de decidir al otro, mintiendo o no explicando lo que pasaba, haciendo creer que todo estaba bien. El fallo no es que tomes tu libertad para irte, el fallo es mentir y volver como si nada pasara, el fallo es que tú, estas robando esa libertad al otro, callando u omitiendo información importante, quitándole la libertad de decidir, el fallo es que te has cargado los pilares y se ha ido todo a la mierda. Recuerda que la libertad es de los dos, no tuya sola…

Amamos ver un ave volar, nos encanta esa danza en el cielo, donde la corriente de aire marca el ritmo. Nos parece tan hermoso su plumaje, ese color llamativo, destacando en un cielo tan grande, nos gusta tanto que, queremos tenerlo, queremos que sea nuestro, sentimos esa necesidad de que los demás vean que eso tan hermoso es nuestro, y tanto es así, que intentamos llamar su atención de todas las maneras posibles, poniéndole agua, comida, poquito a poco, día tras día. Conseguimos que cada vez se acerque un poquito más, y un poquito más… Y un poquito más… Eso nos encanta, esa satisfacción de estar apunto de conseguirlo, cada vez que coge un poquito de confianza, intentamos atraparlo y se nos escapa por muy poco, fomentando más esas ansias de poseerlo. Hasta que lo conseguimos, ya nos hemos salido con la nuestra, ya nos creemos dueños de ese hermoso ave, pero… ¿Cómo voy a enseñarle que es mío al resto del mundo, si se me escapa y no vuelve? Entonces lo metemos en una jaula… Privándole de su libertad, de su alegría, de su hermoso vuelo, y de sus colores al sol en movimiento. Ya no nos gusta tanto, porque ya no es igual, parece otro ave… Deprimido, enfadado, sin color ni gracia, ya no hace nada, solo se queda ahí, parado, apagándose…

Nos enamoramos viéndonos en libertad, contemplándonos libres, entonces… ¿Por qué queremos cambiarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: