Felicidad PROGRAMADA

Somos infelices, en busca de la felicidad programada

Creí haber llenado ese vacío en mi interior cuando fui madre, pero lo he vuelto a sentir 14 años después y dudo que sea mi reloj biológico indicándome que me reproduzca, la verdad…

Tengo 34 años, dos hijas y nada parecido a lo que viene siendo «una relación estable» aunque mi reflexión, no se siente afectada por este último detalle.

Creo que nos hemos pasado la vida siendo unos <<infelices en busca de la felicidad programada>> me explico…

Hemos crecido con la idea de que, para sentirnos realizados tenemos que haber conseguido «X» méritos, formar una familia, comprarte una casa, conseguir un trabajo fijo, un coche, un perro e ir a comer los domingos a casa de la abuela.

Tenemos un patrón de familia metido en esa parte del cerebro donde idealizamos el futuro, los sueños, los proyectos…

Un patrón de esa familia tradicional, papá, mamá, los niños y el perro. El cuarto rosa para las niñas y el cuarto azul para los niños…

Anhelamos tanto ese patrón, que nos sentimos fracasados si no lo alcanzamos, y ya no solo alcanzarlo, sino mantenerlo a toda costa, ¿a costa de qué?¿De la felicidad de quién o de quiénes?

No somos objetos, no podemos “pre-diseñar” algo que contiene vidas propias, sueños propios, carencias, necesidades, sentimientos… No podemos controlar, ni dirigir la vida de los demás, para conseguir ese patrón de familia que queremos nosotros, y tampoco sacrificar nuestra felicidad por el hecho de que nos impongan dicho patrón.

Parece lógico y sencillo, pero en la práctica, como todo… Es otra historia…

No debemos responsabilizar a los demás en hacernos feliz, yo no puedo tener esa carga de tener que hacerte feliz, tú ya tienes que venir feliz y construyamos nuestra felicidad juntos, aportando cada uno su parte, no es justo que tú vengas mal de fábrica, roto, destruido, tocado… Y pretendas que yo te repare, tienes que hacerlo tú, tienes que reconstruirte antes de llegar a la vida de alguien, y pretender que ese alguien sea el responsable de reparar algo que no rompió, para hacerte feliz, y por lo tanto le hagas también responsable en el caso de no conseguirlo, que será lo más probable.

Somos infelices, en busca de la felicidad programada

sira

3 comentarios sobre “Felicidad PROGRAMADA

  1. “tú ya tienes que venir feliz y construyamos nuestra felicidad juntos, aportando cada uno su parte, no es justo que tú vengas mal de fábrica, roto, destruido, tocado… Y pretendas que yo te repare, tienes que hacerlo tú…”
    Sira, qué reflexión tan acertada. Nosotros no estamos para andar por allí reparando a nadie, nuestra primera responsabilidad es hacernos felices a nosotros mismos.
    De paso, te felicito por este sitio tan cálido, tan agradable, que invita a seguir leyendo.
    Hagamos algo, nuestros proyectos coinciden, ambas somos escritoras, ¿dónde estarán nuestros proyectos dentro de un año? Encontrémonos por aquí o por mibitacoradigitalirenedesantos.com y compartamos experiencias ¿te parece?

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo si qwe creo qwe es el reloj ese qwe qwiere qwe te reproduscas 😏, lo qwe te falta posturas y te lo esta diciendo… xaxaajaxajja (ay qwe me da algo). La felicidad programada, me gusta el término, me lo voy a apropiar (tranqwila soy buena gente y diré qwe es tuyo). Cualqwiera diria qwe somos familia… también creo qwe hay una idea idílica sobre lo qwe tiene qwe ser la felicidad y qwe en esa idea cuanto mas tengas y mas grande es, más feliz eres… triste.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: